Musicoterapia MELODIAS PARA EL ESPIRITU

La musicoterapia es la ciencia que estudia los efectos terapéuticos que tiene la música en las personas. Lo realiza un profesional que esta formada en técnicas de investigación, psicología, anatomía y otras ramas relacionadas que le dan una mayor perspectiva de la influencia de la música en el estado físico y mental de las personas.

Resumiendo; es una intervención en ambientes médicos, educativos y cotidianos con individuos, grupos, familias o comunidades, buscando optimizar su calidad de vida y mejorar su salud física, social, comunicativo, emocional e intelectual y su bienestar.

Aunque es una ciencia relativamente joven, su éxito en pacientes hace que cada vez más personas confíen en el efecto que generan las melodías.

A lo largo de la historia, de las civilizaciones y con el paso del tiempo se ha reconocido la influencia que tiene la música sobre las personas. A día de hoy, aún sigue siendo algo que nos influye considerablemente hasta el punto que podemos usarla para mejorar nuestra salud.

Usos y beneficios de las melodías

La musicoterapia abarca una gran cantidad de prácticas clínicas en función de la orientación y encuadre del terapeuta.

Se suele recurrir a ella en casos de baja autoestima, autismo, alzheimer, niños con problemas de conducta, personas con trastornos psiquiátricos, personas con sida, parkinson, traumatismos de cráneo, retrasos madurativos, retrasos del lenguaje, problemas de conducta, falta de habilidades sociales y otras molestias y/o enfermedades, siendo especialmente indicada para diferentes problemas neurológicos.

La musicoterapia tiene efectos fisiológicos, bioquímicos, cognitivo-intelectuales, psico-emocionales, sociales, espirituales y transcendentes en prácticamente cualquier tipo de persona independientemente si tiene alguna enfermedad o no.

Musicoterapia para niños y bebés

La música es un lenguaje de expresión, comunicación y un arte que se permite cultivar el cuerpo la mente y el espíritu de muchas formas. La musicoterapia infantil es la curación por medio de la música que se realiza en niños y bebés.

En niños, esta técnica es buena para:

  • Mejorar problemas de conducta
  • Mejorar la autoestima
  • Mejorar la socialización
  • Mejorar su estado de ánimo
  • Mejorar el aprendizaje y tratar dificultades de aprendizaje
  • Favorecer su desarrollo
  • Desarrollar la psicomotricidad
  • Aliviar dolores crónicos
  • Desarrollar sus capacidades

Un profesional sabrá cómo aprovechar la música para potenciar los efectos deseados en niños y bebés por medio de actividades que les diviertan y aprovechen su potencial.

Música para mujeres embarazadas

La musicoterapia es muy beneficiosa en el embarazo, ya que cuando el bebé escucha clásicos relaja su ritmo cardíaco. La embarazada, por su parte, se libera de cargas emocionales negativas producidas en el embarazo, cargas que podían ser transmitidas al bebé aún en su vientre.

Bebé y madre consiguen una mayor tranquilidad y autocontrol con la musicoterapia. La música en el embarazo ayuda a combatir el estrés y ansiedad de la embarazada así como a relajar su cuerpo y establecer una mayor comunicación con su bebé.

Se recomienda iniciar la terapia a partir de la semana 20, el bebé es capaz de distinguir los sonidos del exterior ya que la música estimula la creatividad, coordinación y concentración del bebé a la vez que lo relaja.

Actividades y ejercicios

No es fácil elegir las actividades y ejercicios que se realizarán en las sesiones de musicoterapia, ya que se pueden utilizar todos los elementos de la música para ello en función de las necesidades específicas de las sesiones.

Los terapeutas han de analizar todos los aspectos para crear actividades acordes a cada persona, incluso cuando se realizan sesiones grupales.

El ritmo, la melodía, la armonía, los elementos musicales, etc son elementos que se tienen muy en cuenta. Los ejercicios pueden ser simplemente dejarse llevar por sonidos de la naturaleza para conseguir máxima relajación, hacer ejercicios de vocalización, escuchar y responder a la música, interpretar y componer música, moverse al ritmo de la música, improvisar, hacer juegos musicales, etc.

En las sesiones de musicoterapia habituales se ponen ciertas piezas musicales para inducir ciertos pensamientos que se quieren conseguir en función del problema que se quiera tratar.

Mateos, LA (2004) en Actividades musicales para atender a la diversidad propone una secuenciación de actividades de las sesiones de musicoterapia que se desarrolla en 7 fases muy buenas para una sesión de musicoterapia:

  • Caldeamiento
  • Motivación para la sesión – Fases de actividades:
  • Actividades sonoro-musicales de activación corporal consciente.
  • Actividades sonoro-musicales de desarrollo perceptivo.
  • Actividades sonoro-musicales de relación con el otro.
  • Actividades sonoro-musicales de representación y simbolización.
  • Actividades de despedida.

En casa también puedes preparar sesiones de musicoterapia tanto para ti como para otros adultos o niños, aunque has de seleccionar bien las actividades que quieres realizar para lograr el fin deseado.

 Las melodias más utilizadas en musicoterapia

  • La música clásica es elegante, transparente. Esta música puede incrementar la concentración y la percepción espacial. Ideal también para el descanso y la relajación.

Los cantos gregorianos: tienen como base la respiración natural creando una sensación de espacio ampliado y relajado. Es apropiado para la meditación: alivia los dolores y el sufrimiento de la persona. Conectamos con nuestro SER.

La música de Reggae y otros estilos como el Blues o Jazz promueve estados anímicos elevados, pueden transmitir ingenio y picardia. Fuente Youtube: Lion Reggae

La música Heavy metal música enérgica, poderosa. La música heavy y sus derivados pueden excitar nuestro sistema nervioso, teniendo comportamientos más dinámicos. En algunos casos indican un estado interior caótico y necesidad de liberarse, cuando el individuo se conecta con las variantes más agresivas. Fuente: ggonza43

  • La música impresionista en un breve espacio de tiempo de ensoñación musical y seguido de ejercicio de estiramientos, es un estado propicio para conectarse con el inconsciente. EL estado anímico fluye libre, sin cargas.
  • Música romantica o pasional: incide en la sensación de sentir y de expresarse. Muchas personas conectan rápidamente con estas melodías llegando a entrar en una especie de trance. Favorece el amor, compasión y la comprensión. Fuente: EnriqueIglesiasVEVO


La Salsa, así como el Merengue son ritmos alegres, vivos y muy enérgicos.

Musicoterapia, un gran acierto

La correcta selección de la música, aunque solo sea para escuchar, afecta a los estados de ánimo, por lo que una mala selección puede ser contraproducente. La música relajante es reconfortante cuando se busca sosiego y relajación.

En vista de la cantidad de beneficios que aporta la música en las personas, la musicoterapia está teniendo cada vez más éxito en gran cantidad de colectivos, por lo que está evolucionando considerablemente pese a que aún le queda mucho camino por recorrer. ¿Te animas a una sesión de musicoterapia?

Anuncios
Categorías:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s