El Ormus oro monoatómico

¿Qué es el Ormus?

El Ormus (oro monoatómico) es una sustancia superconductora, es decir, una sustancia que permite que la energía o la consciencia fluyan sin resistencia. Está compuesto por átomos de oro, iridio y rodio en estado monoatómico, lo cual significa que su giro es mucho más rápido que el de un átomo normal, creando un vórtice de luz, que transporta, a una gran velocidad, más y más luz a través de nuestro cuerpo. Este proceso es el responsable de una transformación biológica (incluye cambios biológicos y bioquímicos muy específicos en el ADN) física y psicológica en los niveles más altos vibracionales.

Un poco de historia


Hoy en día, los seres humanos “normales”, tenemos a nuestro alcance esta sustancia que formó parte de la alimentación de la civilización egipcia, siendo uso exclusivo de faraones y de unos pocos elegidos, ya que sólo a ellos se les consideraba dignos de la iluminación espiritual. Este “alimento” tenía fama de entregar a quien lo consumía mayor conciencia y una mayor esperanza de vida.

mascaras-de-oro

En 1885, la medicina moderna introdujo de forma exitosa en EEUU el uso del oro, por su actividad curativa, en problemas de corazón y en problemas de circulación, además de por sus propiedades anti-artríticas. En 1890, el Dr. Robert Koch descubrió que el bacilo de la tuberculosis no podía vivir en una solución de oro coloidal; su trabajo fue laureado con el Premio Nobel en Medicina. Actualmente, numerosas investigaciones andan confirmando las propiedades de los diversos elementos monoatómicos. Entre ellos, el oro es el elemento encargado de potenciar la mente.

Beneficios del Ormus • Realza el funcionamiento del cerebro y contribuye a la estabilidad fisiológica a través de la regeneración celular. • Puede ayudar a la metamorfosis espiritual; induce a meditaciones más profundas. • Alinea la estructura celular con “vibraciones más altas”: las células dejan de ser sensibles a las energías negativas propias de estados de ánimo bajos, insomnio, cansancio… • Mejora la claridad mental. • Proporciona calma y bienestar; potencia nuestras capacidades resolutivas frente al estrés. • Aumenta la concentración y la creatividad. • Armoniza los hemisferios cerebrales, haciendo que pensemos con todo el cerebro. Usos del Ormus • Indicado para cardiopatías, circulación, arterioesclerosis e hipertensión. • Termorregulador apropiado para resfriados, escalofríos y sudoración. • Antidepresivo y ansiolítico. • Utilizado en problemas de adicciones (alcohol, tabaco y otras sustancias). • Rejuvenecedor. • Antiinflamatorio, eficaz en artritis y artrosis. • Repara tejidos. Consolida fracturas. Descontracturante muscular. • Facilita la digestión y es muy eficaz en el tratamiento de la obesidad. • Efectivo en problemas de la piel. Se usa para tratar úlceras, quemaduras y diferentes tipos de heridas. • Vigorizante sexual. • Tónico cerebral. Tomado regularmente, durante tres o cuatro semanas, aumenta el coeficiente intelectual en un 20%. • Actúa sobre el sistema cerebrovascular, el sistema hepático y biliar, el sistema inmunitario y el músculo esquelético. Contraindicaciones del Ormus El oro monoatómico carece totalmente de toxicidad. No tiene ningún efecto secundario, ni interacciona con ningún medicamento. Es muy extraña la alergia al oro; si la padece, no debe utilizarlo.

Háztelo tú mismo.


ormus

Hay dos formas de hacerlo: CARBONATO (bastante más sencilla, pero, desde nuestro punto de vista, resulta más eficaz hacerlo con Sosa Cáustica). Se cogen unas 4 cucharadas soperas de carbonato sódico (100 gramos más o menos) y se echan en un litro de agua de mar. Se deja reposar una semana, se quita el agua y se cogen los cristales de Ormus. El carbonato sódico se puede encontrar en droguerías, no es tóxico, así que las medidas no tienen que ser exactas. (También te puedes hacer tú mismo el carbonato sódico de la siguiente manera: en una bandeja de horno se extiende una capa de bicarbonato sódico y se mete al horno durante 15 minutos a 200o C. Tras este tiempo, se saca, se remueve y se vuelve a meter al horno otros 15 minutos más a 200o C. Tras esa media hora en total, ya tendremos preparado nuestro carbonato sódico listo para hacer Ormus). SOSA CÁUSTICA. Se llena un tarro de cristal con 2 ó 3 litros de agua de mar. En un gotero, echamos dos cucharadas de postre de sosa y mezclamos con agua dulce. Vamos echando gotas en el tarro con agua de mar, midiendo con un peachímetro y removiendo con una cuchara de plástico. El PH irá subiendo y, cuando lleguemos a valores entre 10.74 y 10.78 (otras informaciones dicen que entre 10.4 y 10.9, pero que nunca suba de 11), paramos y dejamos reposar unas horas hasta que precipite todo el Ormus. Sacamos el agua que queda arriba con una jeringa y echamos agua destilada. Removemos y dejamos reposar. Repetimos este proceso 4 ó 5 veces, ya que la sosa es muy tóxica y hay que lavarla bien (realiza este proceso con mucha precaución: guantes, gafas y al aire libre o con mascarilla). Una vez realizados estos lavados, podrás guardar tu Ormus en un frasco oscuro de cristal.

Posología


Dependerá de cada caso y de las señales que tu cuerpo te vaya haciendo. Una dosis estándar podría ser una cucharadita pequeña por la mañana y otra por la noche (vigila que la cuchara no sea de aluminio; mejor de plástico, madera o acero), pero si tienes dudas, conviene que te pongas en contacto con algún fabricante y le pidas más información. Por supuesto, te recomendamos que consultes con algún médico que tenga conocimientos del tema.

Anuncios

3 comentarios en “El Ormus oro monoatómico”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s